15 de octubre de 2014

Recital poético-musical en la Feria Internacional del Libro Monterrey


En la Feria Internacional del Libro Monterrey. Sala 104.

A partir de poemas del libro "Sólo de lo negado" (An.alfa.beta/Lucina, 2013), de Agustín García Calvo, el cantante Pedro Morales y el actor Arturo Torres nos ofrecerán un recital poético-musical.


Foto: Con la novedad... 

De una conferencia de AGC

12 de octubre de 2014

Carabelas de Colón (A contratiempo)

http://es.wikipedia.org/wiki/A_contratiempo

 (Sobre la idea y los dos primeros versos de Rafael Sánchez Ferlosio)

Carabelas de Colón,
todavía estáis a tiempo:
antes que el día os coja,
virad en redondo presto,
                             presto;
tirad de escotas y velas,
pegadle al timón un vuelco,
y de cara a la mañana
desandad el derrotero,
                      atrás, a contratiempo.
Mirad que ya os lo aviso,
mirad que os lo prevengo,
que vais a dar con un mundo
que se llama el Mundo Nuevo,
                             nuevo,
que va a hacer redondo el mundo,
como mandó Tolomeo
para que girando siga
desde lo mismo a lo mesmo.
                       Atrás, a contratiempo!
Por delante de la costa
cuelga un muro de silencio:
si lo rompéis, chocaréis
con terremotos de hierro,
                              hierro,
agua irisada de grasas
y rompeolas de huesos;
de fruta de cabecitas
veréis los árboles llenos,
                       Atrás, a contratiempo!
¡A orza, a orza, palomas!
Huid a vela y a remo:
el mundo que vais a hacer,
más os valiera no verlo,
                               verlo:
hay montes de cartón-piedra
ríos calientes de sebo,
arañas de veinte codos,
sierpes que vomitan fuego.
                       Atrás, a contratiempo!
Llueve azufre y llueve tinta
sobre selvas de cemento;
chillan colgados en jaulas
crías de monos sin pelo, 
                             pelo;
los indios pata-de-goma,
vistiendo chapa de acero,
por caminos de betún
ruedan rápidos y serios.
                        Atrás, a contratiempo!
Por las calles trepidantes
ruge el león del desierto;
por bóvedas de luz blanca
revuelan pájaros ciegos,
                              ciegos;
hay un plátano gigante
en medio del cementerio,
que echa por hojas papeles
marcados de cifra y sello.
                        Atrás, a contratiempo!
Sobre pirámides rotas
alzan altares de hielo,
y adoran un dios de plomo
de dientes de oro negros,
                              negros;
con sacrificios humanos
aplacan al Dios del Miedo:
corazoncitos azules
sacan vivos de los pechos.
                        Atrás a contratiempo!
Trazan a tiros los barrios,
a escuadra parten los pueblos;
se juntan para estar solos,
se mueven para estar quietos,
                               quietos;
al avanzar a la muerte
allí lo llaman progreso;
por túneles y cañones
sopla enloquecido el Tiempo.
                         Atrás, a contratiempo!
Por eso, carabelitas
oíd, si podéis, consejo:
no hagáis historia; que sólo
lo que está escrito está hecho
                              hecho.
Con rumbo al sol que os nace,
id el mapa recogiendo;
por el Mar de los Sargazos
tornad a Palos, el puerto,
                         atrás, a contratiempo.
Monjitas arrepentidas,
entrad en el astillero;
os desguacen armadores,
os coman salitre y muergos, 
                             muergos,
dormid de velas caídas
al son de los salineros;
y un día, de peregrinas,
id a la sierra subiendo,
                       atrás, a contratiempo.
Volved en Sierra de Gata
a crecer pinos y abetos,
criar hojas y resina
y hacerles burla a los vientos,
                              vientos.
Allí el aire huele a vida;
se siente rodar el cielo;
y en las noches de verano
se oyen suspiros y besos.

(Más canciones y soliloquios.  AGC. Ed. Lucina, 1988. pág. 146)

29 de septiembre de 2014

LA DESTRUCCIÓN DE NUESTRO SISTEMA DEL MUNDO POR LA CURVA DE MAR, Ret Marut

28 Jul 2009, por Alejandro Vazquez Ortiz

http://www.editoriallucina.es/articulo/la-destruccion-de-nuestro-sistema-del-mundo-por-la-curva-de-mar_87.html




«La suma de dos ángulos adyacentes o bien es mayor que dos rectos o bien menor que dos rectos. Dos ángulos adyacentes sumados nunca son iguales a dos rectos. Jamás hubo dos ángulos adyacentes cuya suma fuese igual a dos rectos. En toda la eternidad no habrá nunca dos ángulos adyacentes que sumados sean iguales a dos rectos. La afirmación contraria deriva de un error fundamental.»
Con este párrafo comienza el tratado de Ret Marut –probable seudónimo de B. Traven (autor desconocido que publicara desde las selvas chiapanecas varias novelas y cuentos sobre México y del que no se conoce ni el significado de la B.)- publicado originalmente en la revista Der Ziegelbrenner de Munich, año IV, n. 20/21/22 del 6 de enero de 1920 y que para fortuna de algunos pocos ha sido reeditado en el editorial Lucina (Zamora) en el 2001 con una traducción de Luis-Andrés Bredlow y una presentación de Agustín García Calvo.
Hablar de Marut es, además de poco menos que imposible, algo que no le hubiese caído en gracia al propio personaje, sea quién fuere. Sólo se sabe que fue autor de algunas obras de teatro, panfletos políticos, agitador anarquista en la república de los consejos obreros de Munich de 1919 y que en 1921 desapareció sin dejar rastro. Siendo o no acertado el endeble hilo de unión entre Marut y Traven (que más o menos tiene visos verosímiles), lo importante de este tratado es su fuerza al intentar destruir la función de las ciencias como representantes de verdad.
Die Zerstörung unsers Welt-System durch die Markurve es el sugerente título original de esta deslumbrante obra. Es cierto, ¿y quién puede dudarlo?, que algunas de sus conclusiones son discutibles, pero su inspiración es sencillamente rompedora. Me permito, aunque sea un poco molesto y largo de seguir, un resumen de los parágrafos (enumerados en la edición de Lucina) que pueda explicar a grandes trazos la meritoria manera en que se lanza a atacar las ciencias (con especial saña a las matemáticas): ...Seguir leyendo en: www.la2revelacion.com