21 de octubre de 2014

Concierto homenaje a George Brassens en Denia



Ilustración: Manuel Garrido
 
El día 24 de octubre, en la Sala Russafa de Valencia, un puñado de músicos valencianos y de otras contornadas celebran su homenaje a Georges Brassens, trovador galo que fascinó y sigue fascinando por sus composiciones sencillas, tiernas, divertidas e irónicas. Participan Joaquín Carbonell, Miquel Pujadó, Eva Dénia, con Carles Carrasco, Jose Luis Porras y Merxe Martínez, Antonio Selfa con Anna García y “Els Pretendents de Marineta”. Juntos y revueltos, con una selección de las mejores composiciones de Brassens en un espectáculo presentado por Margot Mouth. No hay que perdérselo.


Entrada: 12€


20 de octubre de 2014

Ester Bellver en el Teatro del Barrio



Regresa Ester Bellver con sus dos espectáculos producidos por su compañía Rotura Producciones: protAgonizo (Viernes 28 y sábado 29 de noviembre a las 20 horas) y TODAS A LA UNA (Domingo 30 de noviembre a las 19 horas). 
TEATRO DEL BARRIO

Calle de Zurita, 20, 28012 Madrid ‎ 

15 de octubre de 2014

Recital poético-musical en la Feria Internacional del Libro Monterrey


En la Feria Internacional del Libro Monterrey. Sala 104.

A partir de poemas del libro "Sólo de lo negado" (An.alfa.beta/Lucina, 2013), de Agustín García Calvo, el cantante Pedro Morales y el actor Arturo Torres nos ofrecerán un recital poético-musical.


Foto: Con la novedad... 

De una conferencia de AGC

12 de octubre de 2014

Carabelas de Colón (A contratiempo)

http://es.wikipedia.org/wiki/A_contratiempo

 (Sobre la idea y los dos primeros versos de Rafael Sánchez Ferlosio)

Carabelas de Colón,
todavía estáis a tiempo:
antes que el día os coja,
virad en redondo presto,
                             presto;
tirad de escotas y velas,
pegadle al timón un vuelco,
y de cara a la mañana
desandad el derrotero,
                      atrás, a contratiempo.
Mirad que ya os lo aviso,
mirad que os lo prevengo,
que vais a dar con un mundo
que se llama el Mundo Nuevo,
                             nuevo,
que va a hacer redondo el mundo,
como mandó Tolomeo
para que girando siga
desde lo mismo a lo mesmo.
                       Atrás, a contratiempo!
Por delante de la costa
cuelga un muro de silencio:
si lo rompéis, chocaréis
con terremotos de hierro,
                              hierro,
agua irisada de grasas
y rompeolas de huesos;
de fruta de cabecitas
veréis los árboles llenos,
                       Atrás, a contratiempo!
¡A orza, a orza, palomas!
Huid a vela y a remo:
el mundo que vais a hacer,
más os valiera no verlo,
                               verlo:
hay montes de cartón-piedra
ríos calientes de sebo,
arañas de veinte codos,
sierpes que vomitan fuego.
                       Atrás, a contratiempo!
Llueve azufre y llueve tinta
sobre selvas de cemento;
chillan colgados en jaulas
crías de monos sin pelo, 
                             pelo;
los indios pata-de-goma,
vistiendo chapa de acero,
por caminos de betún
ruedan rápidos y serios.
                        Atrás, a contratiempo!
Por las calles trepidantes
ruge el león del desierto;
por bóvedas de luz blanca
revuelan pájaros ciegos,
                              ciegos;
hay un plátano gigante
en medio del cementerio,
que echa por hojas papeles
marcados de cifra y sello.
                        Atrás, a contratiempo!
Sobre pirámides rotas
alzan altares de hielo,
y adoran un dios de plomo
de dientes de oro negros,
                              negros;
con sacrificios humanos
aplacan al Dios del Miedo:
corazoncitos azules
sacan vivos de los pechos.
                        Atrás a contratiempo!
Trazan a tiros los barrios,
a escuadra parten los pueblos;
se juntan para estar solos,
se mueven para estar quietos,
                               quietos;
al avanzar a la muerte
allí lo llaman progreso;
por túneles y cañones
sopla enloquecido el Tiempo.
                         Atrás, a contratiempo!
Por eso, carabelitas
oíd, si podéis, consejo:
no hagáis historia; que sólo
lo que está escrito está hecho
                              hecho.
Con rumbo al sol que os nace,
id el mapa recogiendo;
por el Mar de los Sargazos
tornad a Palos, el puerto,
                         atrás, a contratiempo.
Monjitas arrepentidas,
entrad en el astillero;
os desguacen armadores,
os coman salitre y muergos, 
                             muergos,
dormid de velas caídas
al son de los salineros;
y un día, de peregrinas,
id a la sierra subiendo,
                       atrás, a contratiempo.
Volved en Sierra de Gata
a crecer pinos y abetos,
criar hojas y resina
y hacerles burla a los vientos,
                              vientos.
Allí el aire huele a vida;
se siente rodar el cielo;
y en las noches de verano
se oyen suspiros y besos.

(Más canciones y soliloquios.  AGC. Ed. Lucina, 1988. pág. 146)